lunes, 10 de octubre de 2011

La madre de los niños denuncia por maltrato psíquico al padre



LO PUSO EN CONOCIMIENTO DE LA POLICIA DE HUELVA TRAS PERDERSE LA PISTA A LOS PEQUEÑOS EN EL PARQUE CRUZ CONDE
La Policía Nacional no descarta ninguna hipótesis y mantiene la investigación y la búsqueda abiertas.
La familia materna dice que el hombre amenazó a la mujer con que no vería a los niños si no volvía con él
RAFAEL DE LA HABA 10/10/2011. CÓRDOBA

La Policía Nacional mantiene la búsqueda de los dos hermanos, una niña de seis años y un niño de dos, desaparecidos la tarde del sábado cuando estaban junto a su padre en el Parque Cruz Conde, sin que hasta el momento se tenga noticia de su paradero. Los investigadores no descartan "ninguna hipótesis" después de tomar declaración a los padres, que se encuentran en proceso de separación, y de que la madre denunciara en la madrugada de ayer a su pareja por malos tratos psíquicos, según confirmaron fuentes policiales de Huelva, de donde es natural la mujer y donde convivía el matrimonio con los pequeños hasta hace menos de un mes que decidieron poner fin a la relación. Incluso fuentes familiares añadieron que la mujer relató que existían supuestas amenazas verbales por parte del padre de que si no retomaba la relación podría no volver a ver a los niños.El primer aviso de la desaparición lo dio el padre, natural de Córdoba, a las 18.40 horas del sábado. Según fuentes cercanas a la investigación, el hombre explicó que se sentó en un banco del parque y, en un momento dado, los perdió de vista. Agentes de la Policía Local y Nacional peinaron el parque y la cercana Ciudad de los Niños en busca de los pequeños, pero sin éxito. Dos horas después, el padre se trasladó a la Comisaría para formalizar la denuncia de la desaparición, abandonándola ya de madrugada. Allí se supo que el padre, en trámites de separación con la mujer, se había trasladado con sus hijos desde Huelva para pasar el fin de semana en casa de los abuelos paternos, con el consentimiento de su mujer.Mientras tanto, la Policía comunicó lo ocurrido a la madre, que se encontraba en Huelva. Una vez en la Comisaría onubense, la mujer denunció por malos tratos psíquicos a su pareja, según informó la familia y confirmó la Policía. Además, fuentes familiares añadieron que relató a los agentes supuestas amenazas verbales del padre consistentes en que si no retomaban la relación la mujer podría no volver a ver a los niños.La madre de los pequeños, acompañada de sus familiares más cercanos y de varios amigos, se trasladó enseguida a Córdoba, donde iniciaron gestiones propias para intentar conocer el paradero de los pequeños. Entre otras no dudaron en ponerse en contacto con los medios de comunicación para que distribuyeran, con su permiso y expreso deseo, las fotos de los niños y sus nombres, por si alguien pudiera identificarlos y dar alguna pista. Ruth y José Bretón Ruiz es el nombre de los pequeños. La madre, del mismo nombre que la hija, acudió también a algunos domicilios de amigos de la pareja –convivieron un tiempo en Córdoba tras casarse en el 2002– pero no obtuvo ninguna pista.Fuentes familiares de la madre de los pequeños relataron que la pareja "aún no tenía convenio de separación" y que, "mientras movían los papeles", la mujer fue aconsejada para que le dejara los niños a su marido José los fines de semanas para "hacerlo todo de buenas". Ya el sábado, a media tarde, comenzó a recibir llamadas de su pareja, pero la mujer, a la que le habían aconsejado "que no cediera al chantaje emocional", ya que él le insistía en volver, no las atendió. Poco después fue la Policía la que le dio la noticia."Nos llegó la información deque el padre decía que en la desaparición de los niños podía estar implicada la familia de la mujer y nosotros no solo pusimos énfasis en que no habíamos sido, que no teníamos nada que ver, sino que dijimos que podía haber algo más", recordaron familiares de la madre, volcados en la búsqueda de los pequeños desde el primer momento.Nada se supo en los medios de comunicación, sin embargo, de la familia paterna. Este periódico llegó a comunicar con el teléfono del padre pero, tras identificarse ante una voz que atendía al otro lado del hilo, la comunicación fue cortada de inmediato, por lo que no pudo conocer su versión ni contraponerla a la facilitada por los familiares de la madre. Después de que estos visitaran la Comisaría, y en declaraciones ante las cámaras, evitaron hacer cualquier conjetura. Esther Chaves, amiga de la familia y actuando como portavoz, señaló que "no sospechamos nada", que el padre dijo que "los perdió de vista" y que solo les queda esperar. "El parque se los ha tragado", apuntó. La Policía, mientras, continúa "con la investigación abierta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario