lunes, 15 de octubre de 2012

OTRO CASO DE CUSTODIA COMPARTIDA IMPUESTA CON SUS PROPIAS PALABRAS: PARA REFLEXIONAR

"Mi caso es el siguiente:

Vivo en Getafe (Madrid). Después de muchos años de relación con mi ex y de unos 6 años de matrimonio del que tenemos un hijo y una hija, de los cuáles desde que nacieron siempre me he ocupado de ellos y mi ex nunca se ha levantado una noche ni ha cambiado un pañal. Me pidió que dejase mi trabajo, el cuál siempre ha sido la principal y más fuerte fuente de ingresos en el domicilio. Nos cambiamos de casa a una más grande y mejor y más cara que ahora no podemos pagar para no estar tan cerca de las familias y en el momento en que empezamos a vivir en la casa nueva con nuestros hijos recién nacidos y yo sin trabajar cobrando paro durante un año y medio y dedicándome exclusivamente a ser madre y cuidar la casa y él solo a trabajar, me empezó a anular como mujer y como persona: yo no valía nada y todas las demás mujeres del mundo eran mejores que yo.

Yo estaba ciega y estuve muchos años pensando que la culpa era mía de todo lo que pasara, que mi única obligación era hacer y aceptar todo lo que él decía y quería y que no tenía ningún derecho y por supuesto me centré única y exclusivamente en mi niño y mi niña. Dentro de mi infelicidad era feliz por estar 24h con ellos aunque todo lo demás fallaba. Dejé de tener amistades, me alejé de mi familia y de todo solo por mi ex. Hasta que ya casi acabándose el paro, los niños empezaban el colegio, y yo estaba sola y sentía que no servía para nada así que empecé a buscar trabajo y lo encontré. Eso me costó fuertes discusiones con mi ex pero aún así empecé a trabajar y a acercarme nuevamente a mi familia, concretamente a mis padres, para que me ayudaran a cuidar de mis hijos mientras trabajaba. Ahí empecé a abrir los ojos. Él salía cuando quería con sus amigos y yo no podía salir porque tenía que cuidar de mis hijos. Él empezó a hacer su vida, bueno, no empezó porque ya llevaba tiempo haciéndolo pero yo no me quería dar cuenta, claro. Yo venía de trabajar más tarde que él y cuando yo salía del trabajo le llamaba y estaba en el bar tomando cervezas con sus amigos y nunca iba a recoger a sus hijos a casa de mis padres, siempre tenía que hacerlo yo, aunque él llegaba supuestamente a casa a las 18h y yo a las 22h; era muy tarde para mis hijos pero él eso no lo miraba. Yo iba corriendo del trabajo a recoger a mis hijos, llegaba a casa y baño, cena, cuento y a dormir. Siempre me he ocupado yo de la educación y salud de mis hijos y si tenían que ir al médico y demás; siempre era yo la que pedía permiso en mi trabajo.

Yo también trabajaba sábados todo el día y él se quedaba en casa con los niños, pero se quedaba en la cama mientras yo me levantaba antes, arreglaba a los niños, les daba de desayunar, etc... Y cuando me iba a trabajar, él se seguía quedando en la cama y yo me sentía que estaba abandonando a mis hijos solos en casa porque él no estaba con ellos ya que se quedaba dormido. Mi madre se pasaba por mi casa a media mañana a ver qué tal los niños y a llevar el pan y él se levantaba de la cama y se iba a desayunar al bar mientras estaba mi madre en mi casa con mis niños y llegaba justo 5 minutos antes de que yo llegase a comer ya que iba a comer a casa y luego volvía a mi trabajo por la tarde hasta las 21h ya que tenía horario de comercio. Cuando yo llegaba tenía que hacer comida para todos, dar de comer a mis hijos, recoger y volverme al trabajo y dejaba a los niños echados la siesta y él también se quedaba o bien dormido o bien viendo películas en el sofá y si los niños no querían dormir el los gritaba y los dejaba en su dormitorio solos para que no le molestasen.

Después de un tiempo así por el bien de mis hijos decidí que todo esto tenía que cambiar y le dije que no aguantaba más y que me quería separar de él.

Me gritó, me insultó, se le metió en la cabeza que yo estaba con otro u otros y me dijo que me iba a hacer la vida imposible a mí y a mis hijos y que no iba a parar hasta verme en la calle sola y arruinada.

Está cumpliendo con lo que dice porque me perseguía, me llamaba continuamente, debido a todo esto perdí mi trabajo y tuve que buscarme otros trabajos en plena época de crisis donde el trabajo estaba complicado. Ahora trabajo muchas horas por solo 850€.

En el tema del divorcio yo puse demanda de divorcio, fuimos a perito a pasar pruebas periciales psicosociales y el perito psicólogo del juzgado recomendó custodia compartida por trimestres y sin aportaciones por pensión de alimentos. El juez que había en ese momento en el proceso de medidas provisionales, sin tener ninguna vista, sin conocernos y sin interrogatorio ni nada, dictó sentencia y dijo lo mismo que dijo el psicólogo. En juicio de medidas definitivas tuvimos otro juez y éste dictó sentencia de compartida aunque conseguí que cambiásemos los periodos como yo solicité para q fuera más equitativa la compartida y dicto también que mi ex tiene que pagarme pensión de alimentos por 350€ al mes los meses que yo tenga la custodia por el niño y la niña y yo a él 50€ los meses que el tenga custodia.

Pues este señor no paga pensiones, a los niños, les dice que soy mala madre, que no me pueden querer. Cuando mis niños le dicen que quieren vivir siempre conmigo les castiga en su habitación a oscuras, les grita, les regaña, no les deja hablar conmigo por teléfono a diario, y a mí continuamente me coacciona, me insulta, etc... Siempre delante de mis hijos así que siempre tengo que ir acompañada por familiares y amigos cuando tengo que recoger a mis hijos o cuando hacemos el cambio de custodia para que no me haga o diga nada y sobre todo cuando tenemos que cambiarnos la custodia porque tenemos que cambiarnos de vivienda. Yo vivo tres meses con mis hijos en el domicilio familiar y luego él otros tres meses y esto conlleva muchísimos problemas para los niños, que se están volviendo locos. Para mí, tengo que hacer mudanzas cada tres meses, inestabilidad total para mis hijos, y para nosotros mismos, líos en pagos de suministros, hipoteca y demás. No hay comunicación, no me cuenta nada de la educación y salud de mis hijos, la higiene y la educación diaria de mis hijos no es la misma con él que conmigo, no los baña a diario, pierden hábitos, no duermen bien, etc...

Está denunciado por todo porque incluso se llevó el ajuar doméstico, aire acondicionado, tv, ordenador, etc de la vivienda familiar y como lo denuncié, lo tuvo que devolver. Pero para el impago de pensiones y el abandono de familia la justicia es muy lenta y las amenazas por su parte hacia mí son continuas.

Y este es mi caso. Así llevo para tres años y mis hijos y yo nos estamos volviendo locos. Yo siento que me han quitado a mis hijos y me siento mal porque los veo muy abandonados y no están bien.

La justicia en España no está funcionando y las custodias compartidas están acabando con la buena salud de nuestros hijos. Mis hijos están más agresivos, pegan, gritan y no hacen caso a nadie cuando antes eran niños buenos y obedientes con una muy buena educación y buenos hábitos.

Ojalá podamos hacer algo para cambiar esto y que ningún niño más tengan que sufrir lo que sufren los nuestros."





No hay comentarios:

Publicar un comentario