viernes, 8 de abril de 2016

LA LUCHA DE SUSANA GUERRERO #todossomosnayara

La lucha de una madre para no entregar a su hija de 10 años a su maltratador y abusador sexual La Audiencia de Toledo decide este martes si ratifica la sentencia que exige a Susana Guerrero entregar a su hija a su progenitor, condenado por maltrato. El padre estuvo en prisión por abusar sexualmente de la madre, cuando ésta era una menor. Posteriormente fue condenado por violencia machista. Ahora está imputado por presuntos abusos sexuales a la niña. Susana tiene escondida su hija: "Solo quiero que oigan a mi hija y que la protejan". La diputada del PSOE Zaida Cantera denuncia que a Guerrero "le ha fallado el Estado y también la Justicia" y exige que esta vez se proteja a su hija. ECO  Actividad social ¿QUÉ ES ESTO? 100% 328 -2 A. LARRAÑETA 04.04.2016@alarranetaGoogle+ Susana Guerrero mantiene escondida a su hija de diez años, Nayara. Está convencida de que esa es la única forma de protegerla de los malos tratos y abusos del padre de la menor que ella padeció y por los que fue condenado. Cree que hay pruebas de que la niña ya ha experimentado las mismas agresiones en el régimen de visitas. Ahora, ocultas en un domicilio de una ciudad innombrable, esperan juntas el dictamen de la Audiencia Provincial de Toledo, que este martes decide si ratifica o no la sentencia de un juzgado de Talavera de la Reina que el año pasado decidió retirarle la custodia a la madre para entregársela al padre por la vulneración reiterada del régimen de visitas. Imágenes 1 Foto Guerrero piensa que el tribunal de la Audiencia, que este martes vota el fallo pero no lo comunicará hasta dentro de unos días, no modificará la decisión de la titular del juzgado número 5 de Talavera, Ana Belén Gómez Dorado, y le obligará a entregar a su hija al padre. "Por eso la escondo. Estoy protegiendo a mi hija y lo haré hasta el final. No pienso dejar que se vaya con ese señor. ¿Para qué? ¿Para no volver a verla más? Pido que oigan a mi hija y que la protejan. No entiendo cómo la misma jueza que le condenó por malos tratos, ahora quiera que la niña viva con él", exclama desesperada. La vida de esta mujer, talaverana de 28 años, es lo más parecido a una historia de terror. Nacida en una familia un tanto desestructurada, Guerrero creció de centro en centro de menores, hasta que un matrimonio se interesó en adoptarla. No llegaron a finalizar el proceso, pero la joven cada vez pasaba más tiempo con ellos, en su domicilio, y el marido empezó a abusar sexualmente de ella cuando solo tenía 13 años. La Policía, sospechando que algo ocurría,  abrió una investigación y llevó a la joven a un hospital, donde constataron las agresiones sexuales. El abusador fue a prisión, de forma provisional, varios meses. Sin embargo, la sentencia no la cumplió íntegra porque la joven terminó declarando a su favor, dice ahora que forzada psicológicamente por su agresor. Estoy protegiendo a mi hija y lo haré hasta el final. No pienso dejar que se vaya con ese señor El estado de sometimiento continuó y cuando tenía 17 años la dejó embarazada de Nayara. Él tenía 34 años. "Me dijo que tenía que abortar, pero yo había visto una ecografía y decidí que iba a tirar para adelante". El hombre decidió dejar a su mujer para establecerse con Susana. Pero los abusos pasaron entonces a ser también físicos. Cuando la pequeña Nayara cumplió los dos años, su madre la cogió en brazos y escapó con ella del domicilio, después de denunciar la última agresión. El juzgado de Talavera le condenó por violencia de género, aunque rebajaría parcialmente su pena por el atenuante de confesión: en el juicio él reconoció que le había pegado. La azarosa vida de Susana Guerrero estaba lejos de terminar con la separación. En 2012, cuando la niña tenía ya seis años, la madre decidió irse a vivir a Canarias para empezar de nuevo. Entonces es cuando el padre comienza a pelear la custodia, alegando que la madre es "una persona inestable y sin recursos económicos". La jueza de Talavera obliga a Guerrero a mantener comunicaciones e incluso a pagar los viajes de la menor a la Península en los periodos de visita. "Había meses que ganaba tan solo 700 euros trabajando y me tenía que gastar 600 en los viajes de mi hija a ver a su padre". En ese momento empiezan las sospechas de que en las visitas paternas algo no va bien. Con lo que le cuenta su hija, denuncian al padre por presuntos abusos sexuales. La juez desestima la demanda tras encargar un peritaje de la menor a un psiquiatra que le otorga "baja o nula credibilidad" a la niña y que, al mismo tiempo, considera que la madre está manipulándola. Sin embargo, dos años después, en 2014, será una pediatra de la Seguridad Social de Canarias la que decide denunciar también los presuntos abusos sexuales. Lo hace después de varios peritajes independientes que constatan que la menor puede estar siendo abusada. El juzgado de Canarias se inhibió en favor del de Talavera de la Reina. Guerrero, defraudada, recusó a la juez de Talavera, pero acabó siendo ella misma la condenada "por mala fe y por dilación de proceso". "Desgraciadamente Susana Guerrero ha sufrido un cúmulo de irregularidades", describe su abogado, Juan Ramón Peris. Este letrado también está convencido de que la Audiencia de Toledo fallará el martes en contra de los intereses de su cliente. "Lamentablemente es lo esperable. Le han archivado varias causas, no han tenido en cuenta informes ni documentos presentados. Incluso le han llegado a no comunicar autos, y no ha podido recurrirlos", prosigue Peris. Pero lo peor de todo, dice el abogado, "es que la sentencia que motiva la entrega de la custodia al padre apela a un síndrome, el SAP (Síndrome de Alienación Parental), que no reconoce ninguna asociación médica ni psiquiátrica y que está calificado como un invento neomachista", añade. Se pretende entregar la custodia a un pederasta, confeso y condenado Recientemente, Guerrero ha conseguido el apoyo de una diputada que sabe a la perfección lo que es pasar un calvario por defenderse siendo una víctima. Se trata de Zaida Cantera, la comandante del Ejército que sufrió acoso sexual de un coronel y que ahora es diputada del Congreso por el PSOE. Cantera ha estudiado a fondo el caso de Guerrero y no entiende cómo es posible que el Estado fallara flagrantemente a Guerrero cuando era una niña y era abusada sexualmente y cómo es posible que ahora la Justicia pueda seguir sin garantizar una protección adecuada a su hija Nayara. "Es un auténtico despropósito", define Cantera. "Se pretende entregar la custodia a un pederasta, confeso y condenado, mientras la jueza ordena que la madre no pueda ver a la niña más de una hora al mes y bajo supervisión. ¡Ni a una asesina se la condena a eso!", lamenta la exmilitar. "Yo apoyo a la madre, creo que ha hecho esfuerzos para que la menor vea a su padre, pero es cierto que ha sido sentenciada por no llevar a cabo el régimen de visitas. Pongamos que ella igual ha actuado mal como madre, eso no le convierte a él en un buen padre. El sistema tiene que proteger a esta niña", insiste Cantera, para quien la jueza de Talavera podría haber "prevaricado" por prejuicios. "Yo me he encontrado muchas mujeres así, que criminalizan a otras mujeres. Son las típicas que consideran que las víctimas de los abusos tienen ellas la culpa de lo que les pasa". Desde su escondite, Susana Guerrero explica que Nayara no está yendo a la escuela estos días. "Está escolarizada, pero ahora no va a clase porque pueden secuestrármela en el colegio si la Audiencia ratifica la decisión y se ejecuta la orden. Ya lo intentaron el año pasado, pero el colegio, que estaba de mi lado, me avisó a tiempo y lo evitamos. No volverá a pasar. Tengo que proteger a mi hija, se lo debo. Cualquiera en mi situación lo haría, ¿no?". Y las lágrimas se le escapan.

http://www.20minutos.es/noticia/2712949/0/lucha/entregar-hija-maltratador-abusador/susana-guerrero-nayara/

No hay comentarios:

Publicar un comentario