miércoles, 25 de febrero de 2015

LOS HOMBRES MALTRATADORES Y SU ROL DE PADRE


 TEMAS

Los hombres maltratadores y su rol de padres: riesgos y desafíos

Autoría: Raúl Lizana Zamudio.

Raúl Lizana Zamudio, psicólogo, Máster en Psicopatología y psicoterapeuta especializado en Violencia de Género en la pareja, forma y supervisa —desde hace 18 años— a profesionales y equipos en este ámbito.

Actualmente es profesor del Máster en Psicopatología infantojuvenil de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador en relación con las niñas y niños víctimas de la violencia de género en la pareja, tema en el que lleva trabajando terapéuticamente más de 10 años.

Imagen de Temas

En los últimos años hemos asistido a la toma de conciencia de la existencia de otras víctimas de la violencia de género en la pareja: los hijos e hijas que sufren esta situación.

En este contexto, el rol de padre que ejercen los hombres que maltratan a sus parejas ha sido poco mirado y analizado. Lo cierto es que hoy en día sabemos que cuando un hombre maltrata a una mujer (madre), el hijo o hija se aterroriza y padece un terrible dolor y daño (un trauma) que se traduce en múltiples consecuencias. Es así que nos encontramos con frecuencia a pequeños y pequeñas con problemas en el ámbito afectivo (ansiedad, síntomas depresivos, estrés postraumático, etc.) y en el ámbito social (aislamiento, rechazo social, dificultad para mantener vínculos, etc.). En el área cognitiva y de aprendizaje vemos con frecuencia dificultades en el desarrollo de habilidades cognitivas o problemas de atención, concentración y aprendizaje. De igual forma en el ámbito de las creencias y valores, surgirán ideas sexistas y abusivas, que se darán como válidas a la hora de mirar el mundo, acompañadas por una terrible sensación de inseguridad. La salud física se implicará con una desregulación del sistema nervioso (estado de alerta permanente) y síntomas psicosomáticos (dolores varios).

Este panorama alarmante nos hace tomar conciencia de la peligrosidadde la figura de este padre maltratador. Sin embargo, si miramos en profundidad nos encontraremos con aún más elementos de riesgo para estos pequeños y pequeñas que son mucho más directos que una simple exposición a la violencia. Los hombres que maltratan con frecuencia intentan ponerles en contra de la madre, creándoles gran confusión, les manipulan para que se alíen con ellos y que se sumen al maltrato hacia ella (incluso vigilándola). Pueden intentar exponerles conscientemente a un episodio de violencia o castigarles (psicológica o físicamente) como represalia hacia la mujer y para mantener el control sobre toda la familia. El 50% de estos padres maltratará físicamente a los hijos e hijas, y entre un 4 y un 10% serán víctimas de abuso sexual por parte de aquéllos.

En ocasiones las madres, gracias a su valentía y la ayuda que reciben, logran establecer una separación con el maltratador (temporal o definitiva), como manera de proteger a los hijos e hijas de su influencia. No obstante, el acoso de los hombres que maltratan no termina. Pese a no estar capacitados para ejercitar una parentalidad sana, se les concedenvisitas. En ellas los niños y niñas viven variadas situaciones de riesgo que agravan los síntomas ya existentes y profundizan el trauma. Entre otras situaciones suelen tener que escuchar críticas, insultos, acusaciones y amenazas referidas a la madre. En este espacio estos padres suelen ejercer una crianza irresponsable, negligente, carente de cuidados, autoritaria y más bien rígida que sigue llenando de miedo a los hijos e hijas. Aparece con más facilidad el maltrato psicológico, físico y/o sexual, a lo que se suma que con frecuencia los niños y niñas tengan que presenciar nuevos episodios de violencia con una nueva pareja del padre lo que reactiva el trauma infantil. Con todo este maltrato y sin elementos de protección (madre) es fácil que podamos ser testigos de cómo los niños van repitiendo y aprendiendo un rol violento que lamentablemente puede ser llevado luego a la adultez y las propias relaciones de pareja. El panorama es desesperanzador y nos lleva a una conclusión lógica. Un maltratador no puede ser un buen padre.

Lamentablemente, pese a esta realidad, a las madres les resulta imposible restringir las visitas con los padres y se encuentran con que éstos cuentan con un gran apoyo a la hora de preservar sus "derechos paternos". Si las madres insisten en la protección, los maltratadores alegan que los niños y niñas están bajo la influencia del supuesto y falso "Síndrome de Alienación Parental" —SAP1— (o lo nombran como una situación parecida). Con frecuencia este argumento es dado para considerar a las madres como "poco colaboradoras" y así dar la razón al padre maltratador. Lo más grave es que argumentaciones parecidas, basadas en el desconocimiento de los daños que producen los hombres que maltratan, son usadas incluso para considerar la posibilidad de darles la custodia compartida, lo cual es cada vez más frecuente dadas las recientes legislaciones en varios territorios del estado español.

Teniendo claridad de la gran cantidad de daños y peligros que involucra el contacto infantil con los hombres maltratadotes, urge pensar en la protección. Sabemos que un acercamiento seguro paterno-filial pasa por la posibilidad de que estos padres realicen un proceso terapéutico serio de cuestionamiento personal. Gracias a esto podrían renunciar a utilizar el maltrato y el abuso en sus relaciones afectivas y a la vez podrían reparar los daños ocasionados. Como sociedad es nuestro deber exigir a estos padres dicho proceso para garantizar la protección de la infancia. En caso contrario también será nuestro deber preservar a estos hijos e hijas de estos contactos dañinos. Para esto, nuestra sociedad e instituciones también necesitan un proceso de reflexión que pasa por tener conciencia de los perjuicios que provocan estos hombres en la infancia, de manera que no se dé facilidades (visitas, custodias, etc.) para que sus abusos continúen.

Ojalá algunas de las ideas de este texto sirvan para este fin.

http://web.bizkaia.net/Gizartekintza/Genero_Indarkeria/blt31/temas.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario