jueves, 29 de enero de 2015

LES PEDIMOS UN EJERCICIO DE RESPONSABILIDAD HACIA LAS CRIATURAS MENORES

Desde la Asociación Custodia en Positivo, solicitamos al Gobierno que a la hora de redactar cualquier nuevo texto en materia de familia, proteja el bienestar de los niños y niñas de este país por encima de todo.

EL ANTEPROYECTO DE LEY QUE ESTÁ EN VÍAS DE APROBACIÓN EN MATERIA DE CUSTODIA DE MENORES, VA A CAUSAR GRAVES DAÑOS A CIENTOS Y CIENTOS DE MENORES DE ESTE PAÍS, QUE VAN A SUFRIR DIRECTAMENTE LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS DEL CONFLICTO ENTRE SUS PROGENITORES.

Le pedimos que hagan un ejercicio responsabilidad y de ética política y que se priorice a la parte más indefensa tras una separación y/o divorcio: los hijos.

Somos conscientes de la enorme presión ejercida por las asociaciones de  padres; y que estos padres significan votos. Y también somos bien  conocedores/as de su discurso plagado de cifras inventadas, datos sin contrastar e informes  manipulados. Pero lo más grave y que a nosotros más nos preocupa: tergiversan hasta la saciedad un concepto que, han distorsionado hasta tal punto que ha quedado invisibilizado: el interés del menor. No es casual que estas mismas asociaciones pugnen por la derogación de la ley integral de violencia de género dada la gran cantidad de maltratadores con que cuentan en sus filas, anteponiendo constantemente sus propios intereses, que en muchísimos casos son de carácter económico, sobre las necesidades de los menores. 
Estamos de acuerdo en que los menores necesitan a su padre y a su madre (absolutamente) pero no de cualquier forma, sino de aquella en que se protejan mejor sus necesidades y su bienestar; pero esta segunda parte siempre se les olvida.
Contamos con datos contrastados como para poder afirmar que la imposición de la custodia compartida por vía judicial en divorcios contenciosos y por tanto, sin que exista acuerdo entre progenitores a este respecto, tiene consecuencias negativas muy graves para los menores involucrados.

No podemos olvidar la situación en que se está poniendo a estos menores por priorizar intereses adultos:

- Son obligados a abandonar su hogar para pasar a una situación en virtud de la cuál tienen que mudarse de forma periódica y constante entre dos domicilios, con la ruptura traumática de vínculos de apego y de rutinas que ello supone.La terrible inseguridad que les provoca el tener que vivir en esta situación les está ocasionando un daño psicológico irreparable. Siempre han sido fundamentales para su correcto desarrollo tanto la estabilidad como el respeto a unas rutinas diarias. Y aunque por otros intereses, se intenten pasar a un segundo plano, siguen siéndo igual de importantes.

- Son obligados a vivir permanentemente la situación de conflicto entre progenitores. No olvidemos que estamos hablando de divorcios contenciosos en que, prácticamente sin excepción, el nivel de conflictividad es elevado. Esta circunstancia suele concretarse en normas distintas y contradictorias entre ambos hogares, ya que la comunicación entre progenitores en estos casos y a este respecto, es casi inexistente y si la hay, no es en términos de respeto y consenso.

- Asimismo, es muy frecuente la incomunicación de los menores con respecto al progenitor con el que no residen en ese momento, con el sufrimiento emocional que conlleva para ellos.

Hemos llevado a cabo un análisis exhaustivo y sistematizado de los casos que han ido llegando a la asociación y los síntomas más recurrentes en estos niños y niñas son los siguientes: ansiedad, problemas de atención y concentración (con el consiguiente fracaso escolar), agresividad y depresión. Si bien hay muchos otros síntomas negativos que van variando en función de las circunstancias concretas de cada caso, estos síntomas suelen estar presentes casi sin excepción. Son niños y niñas que viven en un estado de frustración permanente.

Desde nuestra asociación, no nos oponemos a la custodia compartida pero sí
solicitamos de forma contundente que en la legislación, se recojan una serie de restricciones a la hora de poder dictaminar una custodia compartida impuesta, encaminadas única y exclusivamente a salvaguardar el bienestar de los menores, ya que debiendo ser el máximo interés a proteger, está siendo pisoteado de forma reiterada en determinados juzgados.

Entre dichas restricciones estarían las siguientes circunstancias, en las cuáles no debería poder dictaminarse esta medida:

- Existencia de conflicto grave entre progenitores, por las consecuencias que ya hemos explicado anteriormente (incomunicación,
falta de consenso, normas contradictorias, etc).
- Distancia elevada entre los domicilios de ambos progenitores. En estas  circunstancias, es evidente su inviabilidad en el día a día.
- Antecedentes reiterados y voluntarios (reiteramos: voluntarios) tanto en el
cumplimiento de los regímenes de visitas como en el pago de las pensiones de alimentos. Nos referimos a progenitores que, teniendo posibilidad de hacerlo dados sus ingresos, han evitado contribuir a la manutención de sus hijos. Así como a progenitores que teniendo un régimen de visitas establecido para poder pasar tiempo con sus hijos, han preferido invertir su tiempo en otros menesteres.
- Por último, antecedentes de maltrato y/o abusos sexuales. Tristemente, por todos y todas es sabido que ha habido ya más de un caso en que se ha dictaminado una custodia compartida habiendo antecedentes probados de
violencia, colocando a los menores en una situación de riesgo grave e
innecesaria.

Asimismo, solicitamos que se contemplen las siguientes herramientas básicas a la hora de valorar la posible determinación de esta medida en un juzgado:

1) Plan de parentalidad de obligado cumplimiento. Es fundamental que el juzgado recabe información acerca de cómo piensa organizarse cada progenitor para el buen funcionamiento de la custodia compartida; así como se deberán facilitar las vías para poder denunciar de forma ágil cualquier incumplimiento del mismo para que así, no sea un mero papel mojado, como ya vienen sucediendo en muchos casos
.2) Informe de corresponsabilidad a recabar por el juzgado con el fin de determinar el rol desempeñado por cada progenitor con anterioridad a la separación. Este informe es fundamental a la hora de poder averiguar cuál es la motivación de cada parte a la hora de formular sus solicitudes. Las custodias compartidas que tienen origen en "ataques repentinos de corresponsabilidad" por parte de un progenitor, suelen derivar en menores cuidados por terceras personas e incluso solos
3) Supervisión periódica de esta medida, con el fin de comprobar su correcto desarrollo en la práctica así como valorar el impacto que la medida esté teniendo sobre el desarrollo psicológico de los menores afectados.
4) Formación especializada en Psicología Evolutiva para el personal de los Juzgados de Familia. Es evidente y notoria la falta de formación, que está derivando en sentencias e informes psicosociales aberrantes y sin un criterio definido, con bebés cambiando de domicilio cada día, niños de corta edad mudándose de domicilio cada año, etc. Los menores tienen necesidades muy distintas en función de la etapa de crecimiento en que se encuentren y que no
pueden ser ajenas al personal encargado de decidir una cuestión tan
delicada.

Por último pedimos que, antes de aprobar el mencionado anteproyecto, que va a causar estragos en tantísimos menores, se lleve a cabo unestudio longitudinal
exhaustivo del impacto psicológico en los menores afectados por las legislaciones autonómicas aprobadas a este respecto (Aragón, Comunidad
Valenciana y Cataluña). Y con el fin de dotar de rigor y de objetividad al estudio, pedimos que sea llevado a cabo por profesionales imparciales, con la debida formación en Psicología Evolutiva y contando con los propios menores como sujetos de estudio.
Somos conscientes de la dificultad de llevar a cabo este estudio ya que es tremendamente difícil, por no decir imposible, que un padre que
ha solicitado y conseguido una custodia compartida preste su consentimiento para que se analice al menor, pese a que ya se estén manifestando los síntomas negativos que hemos descrito anteriormente.
Otros países ya se han enfrentado a esta dificultad pero con esfuerzo, han conseguido llevarlo a cabo y poner los problemas encima de la mesa legislar, o bien modificar la legislación, sin perder de vista las cnsecuencias en menores de una medida tan compleja.

Sabemos que nuestras peticiones requieren un gran esfuerzo en cuanto a otación de medios a los juzgados, pero sabemos con certeza que si no
se contemplan, los menores se verán dañados de forma irremediable. En
definitiva, lo que solicitamos es que la legislación que se apruebe a
este respecto contemple una red de seguridad que proteja el que es
nuestro bien más preciado: nuestros hijos y nuestras hijas.

Y LES ROGAMOS QUE ANTES DE QUE SE APRUEBE CUALQUIER LEY A ESTE RESPECTO, SE NOS ESCUCHE. SE ESCUCHEN NUESTRAS PROPUESTAS Y SE ESCUCHE LA REALIDAD DE LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE ESTÁN SUFRIENDO LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS DE UNA CUSTODIA COMPARTIDA IMPUESTA.

Atentamente,


Asociación custodia en Positivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario